Código de Ética AFIDRO 2015

Presentación

La misión de la industria farmacéutica de investigación y desarrollo es el mejoramiento de la calidad de vida y la salud de la humanidad mediante el estudio de nuevas moléculas y la creación de medicamentos innovadores de alta calidad y confiabilidad, acordes con los más altos estándares de manufactura. Este compromiso se ha visto reflejado desde hace más de tres décadas en políticas de autorregulación adoptadas por la industria en lo atinente a procesos de gestión y promoción de sus productos.

El Código de Ética AFIDRO surge como herramienta de autorregulación que establece las pautas y criterios con base en los cuales las compañías asociadas entablan sus relaciones con los diferentes actores del sector salud, buscando siempre de manera prioritaria el beneficio del paciente. El texto ha sido actualizado en cuatro oportunidades en respuesta a las cambiantes necesidades: abril de 2005, junio de 2007, diciembre de 2010 y la presente versión que entra en vigencia el 1 de enero de 2015.

Este Código establece los lineamientos de conducta ética de las compañías farmacéuticas miembros de AFIDRO en sus interrelaciones con todos los actores del Sistema de Salud colombiano. El alcance de las conductas reguladas se extiende a las interrelaciones de las asociadas con profesionales de la salud, pagadores, farmacéuticos, farmaceutas, droguistas, intermediarios en la cadena de distribución, pacientes y organizaciones de pacientes, cuidadores, pacientes en programas de apoyo, participantes en ensayos de investigación clínica y en investigaciones de mercado, usuarios del sistema de salud en general, funcionarios de gobierno, instituciones y entidades de control y vigilancia, entre otros. El código se ocupa también de resaltar que los lineamientos de conducta ética deben ser igualmente garantizados en el entorno digital.

Adicionalmente, como muestra de su gran compromiso con los principios éticos y lineamientos de conducta aquí contenidos, AFIDRO crea con el lanzamiento de este Código, una Unidad Deontológica Especializada que estará exclusivamente encargada de hacer seguimiento y de desarrollar los lineamientos de este Código, asegurando su adecuada implementación y propugnando por el cumplimiento de sus propósitos.

El Código de Ética AFIDRO 2015 ratifica el compromiso de la industria a la que representa y la cual opera en Colombia con los más altos estándares internacionales. Agradecemos la generosidad de la Asociación Española FARMAINDUSTRIA al autorizar el uso de su Código de Buenas Prácticas de la Industria Farmacéutica 2014 como referente, contribuyendo así en forma importante al cuidadoso esfuerzo liderado por la Comisión de Ética de AFIDRO y en el cual participaron en forma comprometida y dedicada todos los miembros de la Asociación, cuyo resultado es el presente documento.

Los altos estándares adoptados en este Código evidencian la intención unívoca de los asociados a AFIDRO de fortalecer la confianza en sus relaciones con sus interlocutores. Las compañías reconocen que una transgresión a las disposiciones aquí contenidas se refleja negativamente en todo el sector, por lo cual, plenamente conscientes del impacto de sus actos, se comprometen a redoblar medidas para garantizar su estricto cumplimiento, estando siempre atentos a cualquier práctica que pudiera arriesgar el acatamiento de los principios éticos aquí consignados.

Esta norma de autorregulación voluntaria podría constituirse en un excelente parámetro de actuación para toda la industria farmacéutica en Colombia, unificando criterios éticos frente a temas sensibles para la sociedad. El cumplimiento estricto de este Código por los asociados de AFIDRO así como por los terceros que voluntariamente lo adopten, favorece un ambiente de competencia sana y el desarrollo de estrategias de promoción acordes con criterios éticos unificados.

El Código de Ética de AFIDRO 2015 deberá ser utilizado como una herramienta de conducta y buenas prácticas, en línea con las disposiciones legales del país, con los códigos de conducta propios de las compañías y con los estándares internacionales en la materia.

Confiamos en que esta herramienta será un elemento clave en la misión fundamental de la industria farmacéutica de garantizar el bienestar de los pacientes, propugnando por el avance de la sociedad y por el desarrollo de una industria responsable con su entorno.

Bogotá, diciembre de 2014

Francisco De Paula Gómez

Presidente Ejecutivo