Colombia ocupó el puesto 12 entre 25 países que atraen inversión extranjera en el sector salud

Comunicado # 10

Bogotá, 22 de marzo del 2018– Un nuevo estudio realizado por la firma de investigación Pugatch Consilium revela que la región de Latinoamérica tiene un puntaje promedio en cuanto a su atractivo a la inversión extranjera en el sector farmacéutico.  Esto a pesar de los bajos costos y considerable potencial de mercado.  El estudio abarca 26 economías emergentes, 10 de las cuales son Latinoamericanas, y coloca a Singapur, Israel y Taiwán como líderes en el ramo. 

La razón que limita el potencial de atractivo que tiene la región, según el estudio Ascending to the Peak of Biopharmaceutical Innovation, 2017 Biopharmaceutical Investment & Competitiveness (BCI) Survey (patrocinado por el grupo Pharmaceutical Research and Manufacturers of America, PhRMA) y su anexo LatAm Special Report (patrocinado por la Federación Latinoamericana de la Industria Farmacéutica, FIFARMA), es que según ejecutivos basados en estos países, las economías más atractivas a la inversión son aquellas que poseen un entorno normativo y de políticas que propician la innovación en el sector.  Por el contrario, entornos de políticas proteccionistas son consideradas menos competitivas.

“El estudio reafirma que el entorno normativo importa,” dice el profesor Meir Pugatch, Director General de Pugatch Consilium.  “Muestra que economías como las de Latinoamérica pudieran estar capacitadas para atraer una porción sustancialmente mayor de los US$ 150 millardos que la industria farmacéutica invierte globalmente cada año si el entorno de políticas mejora y se torna más receptivo.”

El BCI, un índice empírico que mide la competitividad del sector farmacéutico de varias economías, está basado en encuestas a más de 500 ejecutivos de las principales multinacionales que operan tanto en economías desarrolladas como emergentes -  ejecutivos que son embajadores de sus compañías respectivas y que tienen conocimiento directo del atractivo a la inversión del mercado donde operan.  Midiendo el grado de confianza que ellos tienen en 5 áreas – que incluyen el grado de sofisticación de la infraestructura local de investigación y desarrollo, capacidades regulatorias, protección de propiedad intelectual y dinámicas de mercado – y traduciéndolo en un puntaje cuantitativo, el BCI produce un resumen único y altamente relevante de la competitividad del sector farmacéutico de una economía.

El puntaje promedio en América Latina – de 58 sobre 100 – es debido principalmente a ciertas áreas de preocupación que tienen los ejecutivos locales.  Las entidades regulatorias tienen capacidades muy limitadas para aprobar nuevos medicamentos, especialmente en el área de biosimilares, y el sistema es muy lento y burocrático.  No existen mecanismos efectivos de compensación por infracciones de propiedad intelectual, y es difícil proteger datos clínicos producidos en estudios de seguridad y eficacia de nuevos medicamentos.  Finalmente, el acceso al mercado en Latinoamérica y entorno de negocios están fuertemente sesgados a favor de compañías locales.  De hecho, estos mercados son vistos somo los más retadores de todas las economías incluidas en el estudio.

Es de resaltar que Colombia clasifica por debajo del promedio de los países de la región (con un puntaje de 55.60%), por tener un entorno de políticas económicas y normativas inconsistentes con estándares internacionales, según los ejecutivos que participaron en el estudio.  La evaluación abreviada de biosimilares, la inclusión de factores económicos en la aprobación de nuevos medicamentos, y la inclinación por el uso de licencias obligatorias como mecanismo para solventar problemas de acceso, fueron algunos de los temas de gran preocupación mencionados como factores que afectan la competitividad de Colombia vis-a-vis otros países.

Por su parte, Chile y Costa Rica tuvieron los puntajes más altos de la región (69.4% y 63.6% respectivamente); países que según la percepción de los ejecutivos han implementado políticas económicas y normativas coherentes, con una clara visión de largo plazo de convertirse en centros de innovación farmacéutica.  Junto con Argentina y Brasil, Colombia clasificó en el cuadrante más bajo de la región – con puntajes entre 53.4 y 55.6 sobre 100. 

Las tres economías emergentes que clasificaron en el tope – Singapur, Israel y Taiwán – tienen puntajes de cerca de 80% o más.  Lo que los distingue del resto de las economías emergentes, según los ejecutivos entrevistados, son sus entornos de políticas y normativas que propician la innovación, con sistemas regulatorios y de protección a la propiedad intelectual a la par de los estándares internacionales más elevados, y con un acceso a mercado relativamente abierto.

“El BCI no solo revela cuales economías son más o menos competitivas en el sector farmacéutico,” comenta el Profesor Pugatch.  “El índice también provee fórmulas para crear entornos atractivos a la inversión extranjera.  Los mercados que han implementado políticas económicas y normativas favorables al sector farmacéutico en las 5 áreas cubiertas por el BCI – como por ejemplo Singapur que ha tenido en los últimos años progresos significativos especialmente en las áreas regulatorias y de protección a la propiedad intelectual y con un puntaje de 87% en el índice del BCI – han hecho que los ejecutivos que operan localmente tengan un alto grado de confianza y sean propensos a expandir sus operaciones, a pesar del tamaño reducido de estas economías.”

El estudio se puede descargar de la página web de Pugatch Consilium aquí: http://www.pugatch-consilium.com/reports/BCI_2017_LatAm_Report.pdf

Sobre Pugatch Consilium

Pugatch Consilium (www.pugatch-consilium.com) es una firma de consultoría boutique especializada en estudios basados en evidencia del mundo real (real-world evidence), análisis e inteligencia en los sectores de mayor crecimiento de economías basadas en ciencia y tecnología.  Se enfocan en innovación, creación y protección de propiedad intelectual, transferencia de tecnología y acceso a mercado.  Pugatch Consilium traduce análisis empíricos en propuestas concretas de acción.

 

Para mayor información ingrese https://fifarma.org/ y afidro.org