Resolución de Mipres para el subsidiado debe velar por el acceso a la salud igualitario de los pacientes y por el respeto a la autonomía médica

Bogotá, 06 de abril de 2018.- La Asociación de Laboratorios Farmacéuticos de Investigación y Desarrollo (Afidro) consideró que la publicación para comentarios del proyecto de resolución - “Por la cual se establecen los requisitos para el acceso y reporte de prescripción de tecnologías en salud no financiadas con recursos de la UPC del Régimen Subsidiado y servicios complementarios” - es un avance positivo en la medida en que hace extensivas a la población colombiana cubierta en salud por el régimen subsidiado las ventajas tecnológicas y de eficiencia de la plataforma Mipres, para las tecnologías no cubiertas por la UPC. Esto es un avance en pro de la igualdad del sistema de salud.

 

En ese sentido el gremio solicitó los siguientes ajustes con el fin de garantizar el oportuno e igualitario acceso de los pacientes al derecho fundamental a la salud:

 

  • Preocupa que existan diferencias entre los tiempos para que la IPS garantice que la prescripción sea enviada y recibida por la EPS, que es la encargada de decirle al paciente dónde y cuándo recibe su tratamiento. En el caso del régimen subsidiado se estima un plazo de 72 horas para la recepción de la orden, mientras que en el contributivo es de 24. Afidro cree que, por encima del régimen al que pertenezca cada paciente, se deben tener en cuenta principalmente las implicaciones que los tiempos pueden tener para su estado salud. No obstante, con el fin de que el proceso se cumpla integralmente, debería hacerse un seguimiento no solo de que la EPS recibió la prescripción sino de que esta fue suministrada efectivamente al paciente.

 

  • El hecho de asignar o reconocer usos o indicaciones de los medicamentos, diferentes a los permitidos por el Invima, por el hecho haber coincidencias en principio activo, concentración y forma farmacéutica, es contraproducente, pues la autoridad sanitaria es la única legal y técnicamente capaz de evaluar la seguridad y eficacia de un producto. Estas son conocidas como indicaciones off label, por las cuales un médico prescribe usos de un tratamiento para una indicación diferente a la otorgada por el Invima, pero en casos específicos e individuales, con base en su práctica médica.

 

  • Por último, el análisis por parte del Ministerio de Salud de la pertinencia de las prescripciones que hagan los médicos a sus pacientes podría afectar la autonomía médica, protegida en la Ley Estatutaria de Salud, la cual en un parágrafo del artículo 17 “prohíbe todo constreñimiento, presión o restricción del ejercicio profesional que atente contra la autonomía de los profesionales de la salud, así como cualquier abuso en el ejercicio profesional que atente contra la seguridad del paciente”.

 

 

Cordialmente

Gustavo Morales Cobo