“Cómo convertir a Colombia en un centro mundial de Investigación Clínica”

Por Orlando Sarmiento, director científico de Afidro

Bogotá, 25 de octubre de 2018.- Durante los días 17 a 19 de octubre, en el Centro de Convenciones de Cartagena de Indias, la ANDI desarrolló en forma exitosa su 25º Foro Farmacéutico. Durante el mismo y gracias a la iniciativa e invitación de Ana María Vesga – presidenta de la Cámara Farmacéutica, se desarrolló durante una hora el viernes, un panel para evaluar la importancia de que Colombia, como país, se constituya en un centro atractivo para el mundo, en estos temas de investigación clínica patrocinada.  La conclusión más importante de este segmento fue el compromiso del director del Invima, Julio César Aldana, con el tema hasta el punto de plantear la necesidad de crear una política de estudios clínicos con estándares éticos.

Además de Aldana, también estuvieron en el panel el Paciente David Vela, quien actualmente participa en un estudio clínico, el Dr. Luis Celis – Biólogo, Bioeticista y miembro de diferentes comités de ética en investigación, el Dr. Carlos Augusto Pérez Niño – Médico Ginecólogo e Investigador Principal en cerca de 30 estudios clínicos y, finalmente, el Dr. Humberto Reynales – Fundador y Director Ejecutivo de CAIMED, uno de los centros de investigación clínica más exitosos en el país y actualmente con operaciones de carácter internacional.

El planteamiento inicial del foro lo hace Orlando Sarmiento, mostrando como alrededor de la investigación clínica patrocinada en Colombia existe toda una gama de conceptos desde los que pudiesen interpretarse como negativos en el sentido de pensar que se usa el país o las personas para extractar conocimiento y simplemente llevárselo sin un retorno positivo, desde los que piensan que la población Colombiana no puede ser tomada como “conejillos de indias”, desde los que opinan que no existe la necesidad de “inventar la rueda”, ya que los estudios hechos y publicados en otros países son suficientes para sustentar las nuevas tecnologías, hasta el otro extremo del espectro, en donde quienes están a su favor señalan a la investigación clínica como un factor fundamental de crecimiento-país, un punto fundamental para atraer inversión extranjera, un generador exitoso y consistente de empresa y empleos directos e indirectos, un propulsor magnifico de ciencia, tecnología y talento humano altamente calificado y por sobre todo, una oportunidad de vida y salud para los pacientes y un alivio para la carga del sistema.

Una vez realizada esta introducción, la pregunta general planteada para todos los panelistas fue dirigida a conocer si realmente para ellos, desde sus diferentes actividades y en representación justamente de sus campos de interés, se considera necesario el tener investigación clínica en Colombia, impulsarla y fortalecerla. La respuesta unánime y sin ninguna excepción para los 5 participantes fue SI; Sí es muy importante y prioritario el desarrollar investigación clínica en Colombia y hacernos cada vez más fuertes científicamente, más reconocidos y ante todo más competitivos en tiempos y en procesos.

Teniendo ese consenso primario armonizado y siendo el mismo absolutamente clave para el desarrollo del panel y para construir posteriormente planes estratégicos, fueron dirigidas preguntas específicas y acordes a la función de cada uno de los integrantes del panel, en búsqueda de oportunidades, de sus análisis y respuestas extraigo algunos tópicos bien importantes:

 

  1. Para los pacientes es una opción excelente el poder participar en un estudio clínico, como una nueva oportunidad de vida y de salud. Se sienten bien tratados, respetados, valorados y seguros.
  2. Como pacientes que han recibido estos beneficios y se han familiarizado con el proceso, les gustaría que muchos más se pudieran beneficiar de programas similares, pero obviamente su capacidad de difusión está limitada a solo el voz a voz.
  3. Como consecuencia, a los pacientes les gustaría tener una página web o un sistema de información amplio y accesible, en donde se publiquen las diferentes patologías y los diferentes estudios clínicos disponibles en Colombia para esas enfermedades, de tal forma que puedan aplicar a los mismos.
  4. Desde la autoridad de salud se reconoce que hay avances en algunos temas como ha sido la evaluación de los protocolos por un grupo diferente a la Comisión Revisora, el trabajo conjunto de los equipos con los interesados, la actualización de guías y la reducción de algunos tiempos, sin embargo, se acepta que se debe seguir trabajando en forma conjunta para optimizar aún más los tiempos directos e indirectos de aprobación, mirar la posibilidad de desarrollar en paralelo procesos tales como evaluación científica y ética y unificar los criterios de los diferentes evaluadores para no estar profiriendo innumerables requerimientos y con criterios disímiles.
  5. Bajo este escenario el Dr. Aldana se compromete a impulsar al interior del INVIMA el tema de investigación, fortalecer los grupos de trabajo internos y externos respectivos para implementar soluciones inmediatas y sobre todo a trabajar por establecer una Política Pública de Investigación.
  6. En cuanto a los comités de ética en investigación, se solicitó a INVIMA credibilidad hacia ellos, dada su previa certificación. Se señaló la importancia de reducir un doble trámite de aprobación en primer lugar por los comités independientes y luego al interior del INVIMA. Este será un tema para considerar en mesas de trabajo.
  7. Se señaló por parte de los Drs. Celis y Pérez la necesidad y la importancia de educar y formalmente generar nuevos investigadores clínicos en el país. Se debe entonces realizar contactos para el desarrollo de programas conjuntos a nivel de universidades, ASCOFAME, Colciencias, entre otros.
  8. Los centros deben ser vistos y gerenciados como una empresa, para que sean plenamente exitosos, por ende, se hace fundamental el fortalecer los centros de investigación clínica con un adecuado y creciente número de protocolos, esto es lo que en verdad permite un flujo sostenido de recursos que a la vez permite la operación de los mismo disímiles.

Quedan entonces ahora importantes tareas para su desarrollo inmediato y algunas, a un mediano plazo. La ANDI y AFIDRO estaremos desde ya dando continuidad a estas tareas que se han planteado, porque estamos convencidos que Colombia se debe constituir en un Centro de referencia internacional para estudios clínicos.