Límites y potencial de la innovación en marihuana medicinal

Bogotá, 10 mayo de 2018.- El consenso de la literatura científica, esa que determina los productos médicos que se pueden comercializar y, sobre todo, los que pueden ser financiados por un sistema de salud como el colombiano, es que la marihuana medicinal:

-No sirve para tratar el cáncer

-Sirve, y mucho, para tratar las náuseas que sufren los pacientes de cáncer sometidos a quimioterapia

-Sirve para aliviar el dolor crónico

-Sirve para apaciguar los músculos en personas con esclerosis múltiple

-Sirve para mejorar el sueño en personas que padecen ciertos desordenes

Cualquier promoción que se salga de estos parámetros es, simplemente, mentirosa. Sin embargo, se encuentran próximos a terminar su tercera fase de investigación clínica unos tratamientos a base de marihuana medicinal para la epilepsia (promovido por GW Pharmaceuticals) y un gel para el Síndrome Frágil X, un desorden raro del espectro autista, promovida por Zynerba Pharmaceuticals. Sólo las autoridades regulatorias sanitarias podrán decirnos si la marihuana medicinal funciona o no en estas nuevas áreas terapéuticas.