Nuevas líneas de investigación en la lucha contra el Alzheimer

Bogotá, 27 de marzo de 2018.- La tolerancia al fracaso es inherente a un ecosistema empresarial propicio a la innovación. El fracaso es aprendizaje, es experiencia, es la mejor forma de averiguar por dónde no es el camino. Los países y sectores que castigan el fracaso, innovan menos y por ende progresan menos que los países que se toman el trabajo de aprender de él. Pero eso no quiere decir que no haya derecho a sentir algo de frustración. Tal es el caso de la lucha contra la enfermedad de Alzheimer.

En esta sección hemos dado cuenta de los esfuerzos costosos, muy valiosos, pero fallidos de empresas farmacéuticas afiliadas a Afidro, como Eli Lilly  y Merck (MSD, en Colombia), en sus estudios clínicos para probar la eficacia de nuevos tratamientos contra el Alzheimer.

Por ello, empiezan a abrirse paso nuevas aproximaciones, que podrían se exitosas. Una de ellas es un mecanismo análogo a las terapias contra el cáncer de nueva generación, que utilizan el sistema inmune del cuerpo para combatir la enfermedad. Para ello, Abbvie (laboratorio farmacéutico afiliado a Afidro) se asoció a finales del año pasado con Alector, otro laboratorio farmacéutico, para invertir más de 200 millones de dólares en investigaciones clínicas que averigüen si la inmunoterapia puede ser también efectiva contra el Alzheimer. Esta exploración parte de la premisa de que las enfermedades neurológicas como el Alzheimer, al igual que el cáncer, están vinculadas con el sistema inmune, y que al fortalecer éste, se puede cambiar el curso de la demencia. Estos estudios apenas comienzan.

Este esfuerzo se suma al de Biogen, otro laboratorio farmacéutico, cuya molécula aducanumab fue considerada por Goldman Sachs como una de las primeras con capacidad de modificar la enfermedad, no sólo de tratar sus síntomas. Este estudio está más avanzado.

Fuente: Fortune