Siete grandes innovaciones en salud del 2017

Por Gustavo Morales, Presidente Ejecutivo de Afidro

Diciembre 21 de 2017.- El equipo de Afidro, siempre obsesionado por las innovaciones en salud, y especialmente por la forma en que un ecosistema propicio a la innovación puede mejorar la vida de los  pacientes al mismo tiempo que  contribuye  a la sostenibilidad  de un sistema de salud, se dedicó, en  el espíritu de balance y  corte de cuentas propio de este fin de año, a pensar en las innovaciones más importantes en salud del 2017. Algunas premisas, precisiones y conclusiones del ejercicio:

El ejercicio se hizo por fuera de las horas de oficina. En aplicación del principio de preservación propia laboral, decidimos no incluir en este listado final ninguna innovación farmacéutica. Todas nuestras compañías afiliadas, como salta a la vista de un rápido repaso de las “píldoras de innovación” publicadas en esta página durante el año, contribuyeron al avance de la ciencia médica durante el 2017; pero el equipo no quiere dejar entrever preferencia alguna por una innovación o por otra de entre las logradas por nuestros afiliados y jefes. Además, no logramos ponernos de acuerdo en cuáles eran las más importantes.

Por eso decidimos poner la mirada, para este balance anual, en innovaciones en salud por fuera y más allá de lo farmacéutico.

Estas innovaciones tienen algo en común: pueden verse como costosas en un principio, pero todas mejoran de tal manera la salud, o en el largo plazo reducen en tal magnitud los costos de la prestación del servicio, que es un error implementar políticas que desincentiven su incorporación al respectivo sistema de salud, o de plano les cierren la puerta.

Solo un caso se sale de este patrón: el brazalete Pembu es tan barato y tan eficaz desde el principio, que es un escándalo que aún no haya llegado a Colombia y se haya incorporado al sistema.

Disfruten entonces esta selección, y ojalá pronto el sistema de salud colombiano pueda acoger también estas innovaciones y, por qué no, contribuir a su popularización y perfeccionamiento.

1. Clínica del bienestar. Una de las innovaciones más importantes del año en salud en el mundo viene, felizmente, del subsector de la prestación. Forward, un nuevo tipo de clínica de bienestar, funciona como una especie de gimnasio de lujo. Por 149 dólares al mes (440 mil pesos colombianos), los usuarios reciben acceso ilimitado a servicios tales como diagnósticos genéticos, pruebas de sangre, planeación para la pérdida de peso, y visitas rutinarias al médico, todo lo cual le ayuda a Forward a “analizar el futuro del usuario y definir en detalles aspectos que son de más largo plazo”, según su presidente y fundador, el ex ejecutivo de Google, Adrián Aoun. (Forward también ofrece servicios de medicina reactiva, como el acceso ilimitado a medicamentos genéricos sin copago). Algunos críticos han dicho que la mayoría de la gente no puede costear ese servicio, especialmente aquellas personas que para empezar ni siquiera creen en la importancia de pagar por un seguro de salud, sin embargo, aparece como un nuevo modelo de prevención en salud. Pero como experimento de nicho, Forward parece estar funcionando: la compañía, cuya sede principal está en San Francisco, consiguió, al parecer, cien millones de dólares en inversión inicial, y recientemente abrió un local en Los Ángeles; tiene planes para expandirse hacia otras ciudades globales en el futuro. (Fuente: Time)

2. Anteojos que permiten ver a los ciegos. Otra de las grandes innovaciones globales en salud aparecidas en 2017 beneficiará a millones de personas que son ciegas, para quienes navegar por el mundo constituye un desafío rutinario. Aunque los bastones de apoyo y los perros guía pueden ayudar, no pueden imitar el sentido real de la vista. El dispositivo eSight 3 sí puede. Es posible concebirlo como las gafas más poderosas del mundo: cuando los usuarios se ponen el eSight, éste graba imágenes de vídeo en alta definición, y utiliza tecnologías de ampliación, de contraste, y algoritmos debidamente patentados para reforzar esas imágenes y convertirlas en algo que los ciegos pueden ver, lo que les permite participar en diversas actividades, como los deportes, que de otra forma quedarían descartadas. A un costo equivalente de 30 millones de pesos colombianos, el dispositivo, que se lanzó al mercado en febrero de 2017, no es costeable por todo el mundo, aunque la compañía -ESIGHT- tiene un programa para contactar a los compradores potenciales con fuentes de financiación, y con donantes. En todo caso es más barato que las versiones anteriores fabricadas por la misma compañía, y además es más rápido, más liviano y viene equipado con mejores capacidades para acercar imágenes. Se calcula que antes de que termine el año, habrá sido utilizado por 1.000 pacientes en el mundo.

(Fuente: Time)

3. Brazalete para controlar temperatura de bebés prematuros. La tercera gran innovación del año en salud es otro dispositivo médico: una pulsera que ayudará a los bebés a comenzar su vida de mejor manera. Bien se sabe que la grasa es una cualidad muy útil en los bebés. Sin ella, pueden rápidamente perder el calor corporal, padecer hipotermia y desarrollar problemas respiratorios y de otra índole. Pero en zonas con pocos recursos, donde el número de partos prematuros o de bebes con peso inferior al promedio es alto, la mayoría de los hospitales no tienen incubadoras que permitan mantener calientes a los bebés, y la mayoría de los padres no saben que sus bebés están en peligro hasta que es demasiado tarde. La empresa Bempu ha desarrollado un dispositivo (el Bempu), que es un brazalete de encendido automático que monitorea la temperatura y encaja en la muñeca de un bebé. Cuesta 82 mil pesos colombianos (28 dólares). Hace sonar una alarma y se ilumina de color naranja cuando el bebé está demasiado frío, para que las madres puedan calentarlos contra su piel o envolverlos. Se calcula que, para finales del 2017, el dispositivo habrá ayudado a cerca de diez mil recién nacidos, principalmente en la India, pero también en otros 25 países. A principios de este año, la organización Saving Lives at Birth le donó a Bempu dos millones de dólares para ampliar la escala de su red de distribución aún más. El presidente de Bempu, Estilo Narain, dice que su objetivo es impactar sólidamente las tasas de mortalidad neonatal. Aún no tenemos noticia de que el dispositivo tenga registro sanitario en Colombia, ¿Pero cuántos Miles de millones se ahorrarían las EPS en costos hospitalarios si le dieran a cada familia con un recién nacido este dispositivo? Innovación que ahorra costos.

4. Robots cirujanos. Varios medios especializados consideraron que la innovación médica del año - al menos en términos de la capitalización bursátil que le ha generado a la compañía que lo produjo - es el la máquina robótica de cirugía Da Vinci, producida por Intuitive Surgical. Estas máquinas son realmente robots cirujanos. La compañía californiana ha sido pionera en este ámbito durante los últimos veinte años, pero con esta última versión de los robots, los cirujanos de carne y hueso controlan más de cuatro brazos quirúrgicos. Teniendo en cuenta que las acciones y los ingresos de Intuitive se han disparado en el último año, gracias a la fuerte demanda global por el dispositivo, parece que sorprendentemente a los cirujanos les encanta utilizar el robot. En lo corrido del año, el valor de mercado de la compañía se disparó un 70 por ciento.

(Fuente: Fortune)

5. Robot para toma oportuna de medicamentos. Otro robot ha sido considerado como una de las innovaciones globales en salud del año 2017: el robot Mabu, producido por Catalia Health. Es en realidad un asistente médico, que funciona gracias a la Inteligencia Artificial, y que puede conversar de cosas triviales con los pacientes; pero entre charla y charla, les recuerda de manera oportuna que se tomen sus medicamentos de prescripción. Con esto se resolvería uno de los problemas que más costos genera a los sistemas de salud en el mundo entero: la falta de adherencia de los pacientes a su tratamiento médico, y especialmente la falta de rigor en la ingesta oportuna de medicinas.

(Fuente: Fortune)

6. Realidad aumentada para educación médica. Otra de las innovaciones del año en salud muestra los avances de la tecnología de realidad virtual con la necesidad de una educación médica de calidad. Se cree que la realidad aumentada es una tecnología que solo sirve para los vídeo juegos. Pero la Universidad Case Western Reserve, en asocio con la Cleveland Clínic, vienen diseñando programas que utilizan el HoloLens de Microsoft para enseñarle anatomía a los estudiantes de medicina. Con los hologramas, los estudiantes están en capacidad de manipular los órganos y los huesos desde cualquier concebible ángulo, y pueden beneficiarse de una mirada envolvente al paisaje Interno del cuerpo humano. Esto puede ser más revolucionario que cualquier discusión sobre el pensum de la carrera de medicina. Otro ejemplo de innovación asequible que reduce el riesgo de improvisación médica en el futuro.

(Fuente: Fortune)

7. Psicólogo por aplicación. Los avances tecnológicos podrían incluso aplicarse a las terapias psicológicas, ahorrándose incluso el sofá. Para aquellas personas que no logran conseguir una cita con su sicólogo o siquiatra, o no logran que su EPS la autorice, ahora existe una alternativa: un robot diseñado para conversar llamado Woebot, desarrollado en la Universidad de Stanford, puede atender tus necesidades de ayuda sicológica durante las 24 horas del día, 7 días a la semana, a través de la aplicación Messenger de Facebook. Preguntará por el estado de ánimo del paciente, recomendará acciones para que el paciente se sienta mejor e incluso puede hasta contar uno que otro chiste. Es la terapia sicológica propia de la era de la inteligencia artificial. ¿Cuánta plata se ahorraría en honorarios de consulta psiquiátrica o sicológica nuestro sistema de salud si promoviera está tecnología en asocio con Facebook, adaptada al lenguaje de los colombianos?

(Fuente: BBC Mundo)