Un robot hecho con materia viva

Bogotá, 06 de julio de 2018.- En lo que debe considerarse un gran paso hacia adelante, unos investigadores japoneses encontraron una forma para adicionarle músculos vivos a un esqueleto artificial, creando así un robot “biohíbrido”. Shoji Tkaeuchi, un ingeniero biomecánico de la Universidad de Tokio, lideró un grupo que creó estructuras óseas en forma de dedo, utilizando una impresión 3D y luego cultivó tejidos musculares vivos entre los huesos. Este método innovador permitió que las células musculares progresaran en etapas hasta convertirse en un tejido completamente funcional. Es más: el grupo fue capaz de lograr que el hueso artificial se moviera, al aplicar voltaje al músculo. Se trata de una disrupción emocionante para cualquiera que tenga la esperanza de crear un robot hecho a partir de materia viva. Las compañías farmacéuticas también se beneficiarán: esta tecnología podría reducir la necesidad de realizar pruebas en animales, en los estudios clínicos relacionados con los efectos de los medicamentos experimentales en los músculos.

Fuente: Jessica Wapner